Difference: HistoriaTransitses (1 vs. 8)

Revision 717 Feb 2011 - SurinyeOlarte

Line: 1 to 1
 
META TOPICPARENT name="WebMonografieses"

La historia de los tránsitos

Line: 14 to 14
  Kepler había anunciado que la periodicidad de los tránsitos de Venus era de 120 años pero existían publicadas otras tablas debidas a Van Lansberge, que predecían un tránsito para el 1639. Dado que estas tablas parecían poco fiables, Jeremiah Horrocks (1619-1641), un joven de origen inglés, realizó sus propios cálculos extrayendo como conclusión que a las tres de la tarde del domingo 4 de diciembre de 1639 se produciría un tránsito de Venus, acabando así definitivamente con la periodicidad propuesta por Kepler. Horrocks observó el tránsito mediante proyección y realizó las primeras medidas en un tránsito del diametro aparente de Venus y de la paralaje solar (distancia Tierra-Sol). Un amigo suyo, William Crabtree (1610-1644), pudo observarlo desde Manchester pero según dicen quedó tan sorprendido con el acontecimiento que no realizó medidas.
Changed:
<
<
Pintura de l'observació del trànsit de Venus per projecció
Fig 1. William Crabtree observant el trànsit des de Manchester (pintura de F.M.Brown)
>
>
Pintura de l'observació del trànsit de Venus per projecció

Fig 1. William Crabtree observant el trànsit des de Manchester (pintura de F.M.Brown)

 

2.- Los tránsitos de Venus en el siglo XVIII

El eminente Edmond Halley (1656-1742) observó desde la isla de Santa Helena el tránsito de Mercurio del 1677 y planificó unos cálculos que permitían mediante la medida de la duración de tránsitos de Venus en diferentes lugares calcular la distancia Tierra-Sol con buena precisión. Los siguientes tránsitos de 1761 y 1769 servirían como prueba. Había que enviar expediciones a diversos puntos de la Tierra ya que el método requería situar observadores muy separados en latitud. Por su parte, el francés Delisle (1688-1768) propuso también un método semejante. Con estas propuestas nació la moda de realizar expediciones internacionales con propósitos astronómicos.

Line: 31 to 33
  El interés creciente hizo que otros grandes países se interesasen por el acontecimiento y diesen facilidades para que los astrónomos fuesen a observar el tránsito. En total se recogieron más de 150 observaciones que permitieron, en reducciones posteriores (Encke 1824 y Newcomb 1890), precisar muy bién la paralaje solar.
Changed:
<
<
Retrat del capità Cook
Fig 2. El capità Cook
>
>
Retrat del capità Cook

Fig 2. El capità Cook

 

3.- Los tránsitos en el siglo XIX

El primero de los tránsitos de este siglo se produjo el 9 de diciembre de 1874 y era observable desde el sudeste asiático y Oceanía, y parcialmente desde el Pacífico, Eurasia y África. Los avances tecnológicos de los últimos cien años permitieron realizar más y mejores expediciones para observar el tránsito. Los ingleses prepararon cinco expediciones: Isla Rodríguez (de soberanía inglesa), Nueva Zelanda, dos a las islas Kerguelen y tres al actual archipiélago de Hawaii. Por otra parte, Rusia organizó 24 estaciones de observación a lo largo de su territorio.

Revision 624 Nov 2010 - DaniMolina

Line: 1 to 1
 
META TOPICPARENT name="WebMonografieses"

La historia de los tránsitos

Line: 41 to 41
 En el siglo XIX hubo un segundo tránsito, el último de la historia antes del de junio de 2004. Se produjo el 6 de diciembre de 1882 y se pudo observar completamente desde toda América del Sur, Centroamérica y parte de Norteamérica. Para este tránsito Francia envió diez expediciones: Haití, Méjico, Martinica, Florida, Patagonia, Chile, Chubut, Rio-Negro, Cabo de Hornos y a Bragado. Muy numerosas fueron las expediciones enviadas por el observatorio naval de Washington y desde muchos lugares del planeta. Con la recogida de los datos de este y de los anteriores tránsitos, Newcomb en 1890 pudo precisar la paralaje solar aún más. Otros métodos alternativos basados en la observación de Marte o de asteroides dieron resultados semejantes a lo largo del siglo XIX y los inicios del XX. Todos estos métodos sólo han podido ser superados por las medidas de radar.

4.- Los tránsitos en el siglo XXI

Changed:
<
<
Este siglo ha comenzado con muchos acontecimientos, el primero de ellos, el tránsito de Mercurio del mes de mayo de 2003. Poco más de un año después tuvimos una gran oportunidad con el tránsito de Venus del 8 de junio de 2004. Ahora nos toca a nosotros escribir la historia...
>
>
Este siglo ha comenzado con muchos acontecimientos, el primero de ellos, el tránsito de Mercurio del mes de mayo de 2003. Poco más de un año después tuvimos una gran oportunidad con el tránsito de Venus del 8 de junio de 2004. Ahora nos toca a nosotros escribir la historia...
 
META TOPICMOVED by="SurinyeOlarte" date="1290448337" from="ServiAstro.HistoriaTransitsEs" to="ServiAstro.HistoriaTransitses"

Revision 524 Nov 2010 - DaniMolina

Line: 1 to 1
 
META TOPICPARENT name="WebMonografieses"
Deleted:
<
<
<--  
-->
 

La historia de los tránsitos

Volver

Line: 19 to 14
  Kepler había anunciado que la periodicidad de los tránsitos de Venus era de 120 años pero existían publicadas otras tablas debidas a Van Lansberge, que predecían un tránsito para el 1639. Dado que estas tablas parecían poco fiables, Jeremiah Horrocks (1619-1641), un joven de origen inglés, realizó sus propios cálculos extrayendo como conclusión que a las tres de la tarde del domingo 4 de diciembre de 1639 se produciría un tránsito de Venus, acabando así definitivamente con la periodicidad propuesta por Kepler. Horrocks observó el tránsito mediante proyección y realizó las primeras medidas en un tránsito del diametro aparente de Venus y de la paralaje solar (distancia Tierra-Sol). Un amigo suyo, William Crabtree (1610-1644), pudo observarlo desde Manchester pero según dicen quedó tan sorprendido con el acontecimiento que no realizó medidas.
Changed:
<
<
Pintura de l'observació del trànsit de Venus per projecció
Fig 1. William Crabtree observant el trànsit des de Manchester (pintura de F.M.Brown)
>
>
Pintura de l'observació del trànsit de Venus per projecció
Fig 1. William Crabtree observant el trànsit des de Manchester (pintura de F.M.Brown)
 

2.- Los tránsitos de Venus en el siglo XVIII

El eminente Edmond Halley (1656-1742) observó desde la isla de Santa Helena el tránsito de Mercurio del 1677 y planificó unos cálculos que permitían mediante la medida de la duración de tránsitos de Venus en diferentes lugares calcular la distancia Tierra-Sol con buena precisión. Los siguientes tránsitos de 1761 y 1769 servirían como prueba. Había que enviar expediciones a diversos puntos de la Tierra ya que el método requería situar observadores muy separados en latitud. Por su parte, el francés Delisle (1688-1768) propuso también un método semejante. Con estas propuestas nació la moda de realizar expediciones internacionales con propósitos astronómicos.

Line: 36 to 31
  El interés creciente hizo que otros grandes países se interesasen por el acontecimiento y diesen facilidades para que los astrónomos fuesen a observar el tránsito. En total se recogieron más de 150 observaciones que permitieron, en reducciones posteriores (Encke 1824 y Newcomb 1890), precisar muy bién la paralaje solar.
Changed:
<
<
Retrat del capità Cook
Fig 2. El capità Cook
>
>
Retrat del capità Cook
Fig 2. El capità Cook
 

3.- Los tránsitos en el siglo XIX

El primero de los tránsitos de este siglo se produjo el 9 de diciembre de 1874 y era observable desde el sudeste asiático y Oceanía, y parcialmente desde el Pacífico, Eurasia y África. Los avances tecnológicos de los últimos cien años permitieron realizar más y mejores expediciones para observar el tránsito. Los ingleses prepararon cinco expediciones: Isla Rodríguez (de soberanía inglesa), Nueva Zelanda, dos a las islas Kerguelen y tres al actual archipiélago de Hawaii. Por otra parte, Rusia organizó 24 estaciones de observación a lo largo de su territorio.

Revision 422 Nov 2010 - SurinyeOlarte

Line: 1 to 1
 
META TOPICPARENT name="WebMonografieses"
<--  
-->
Deleted:
<
<
Català Castellano English
 

La historia de los tránsitos

Changed:
<
<
Volver
>
>
Volver
 
Line: 49 to 47
 

4.- Los tránsitos en el siglo XXI

Este siglo ha comenzado con muchos acontecimientos, el primero de ellos, el tránsito de Mercurio del mes de mayo de 2003. Poco más de un año después tuvimos una gran oportunidad con el tránsito de Venus del 8 de junio de 2004. Ahora nos toca a nosotros escribir la historia...

Added:
>
>
META TOPICMOVED by="SurinyeOlarte" date="1290448337" from="ServiAstro.HistoriaTransitsEs" to="ServiAstro.HistoriaTransitses"

Revision 318 Nov 2010 - DaniMolina

Line: 1 to 1
Changed:
<
<
META TOPICPARENT name="WebMonografiesEs"
>
>
META TOPICPARENT name="WebMonografieses"
 

Revision 203 Nov 2010 - LolaBalaguer

Line: 1 to 1
 
META TOPICPARENT name="WebMonografiesEs"

Revision 118 Oct 2010 - SurinyeOlarte

Line: 1 to 1
Added:
>
>
META TOPICPARENT name="WebMonografiesEs"
<--  
-->

Català Castellano English

La historia de los tránsitos

Volver

1.-Primeras previsiones y observaciones de tránsitos

Para poder predecir un acontecimiento tan particular como un tránsito planetario es necesario disponer de un buen conocimiento de las órbitas planetarias y es por este motivo por el que no se observó ningún tránsito hasta el siglo XVII. El exhaustivo trabajo matemático de Johannes Kepler (1571-1630) sobre los datos de observaciones a simple vista de Tycho Brahe, le permitieron presentar las tablas Rudolfinas el año 1627. El nombre de estas tablas se debe a su benefactor Rodolfo II de Habsburgo. A partir de estas tablas Kepler anuncia que se producirá un tránsito de Mercurio el 7 de noviembre de 1631 y uno de Venus el 7 de diciembre del mismo año. Desgraciadamente, no vivirá para poder comprobarlo.

Sus predicciones resultaron acertadas y el astrónomo francés Pierre Gassendi pudo observar el tránsito de Mercurio desde París. También lo observaron Remus Quietanus en la Alsacia, el padre Cysatus en Innsbruck (Tirol) y observadores jesuítas anónimos en Ingolstadt (Baviera). Por otro lado, el tránsito de Venus del mes siguiente no fue observado al producirse cuando era de noche en Europa.

Kepler había anunciado que la periodicidad de los tránsitos de Venus era de 120 años pero existían publicadas otras tablas debidas a Van Lansberge, que predecían un tránsito para el 1639. Dado que estas tablas parecían poco fiables, Jeremiah Horrocks (1619-1641), un joven de origen inglés, realizó sus propios cálculos extrayendo como conclusión que a las tres de la tarde del domingo 4 de diciembre de 1639 se produciría un tránsito de Venus, acabando así definitivamente con la periodicidad propuesta por Kepler. Horrocks observó el tránsito mediante proyección y realizó las primeras medidas en un tránsito del diametro aparente de Venus y de la paralaje solar (distancia Tierra-Sol). Un amigo suyo, William Crabtree (1610-1644), pudo observarlo desde Manchester pero según dicen quedó tan sorprendido con el acontecimiento que no realizó medidas.

Pintura de l'observació del trànsit de Venus per projecció
Fig 1. William Crabtree observant el trànsit des de Manchester (pintura de F.M.Brown)

2.- Los tránsitos de Venus en el siglo XVIII

El eminente Edmond Halley (1656-1742) observó desde la isla de Santa Helena el tránsito de Mercurio del 1677 y planificó unos cálculos que permitían mediante la medida de la duración de tránsitos de Venus en diferentes lugares calcular la distancia Tierra-Sol con buena precisión. Los siguientes tránsitos de 1761 y 1769 servirían como prueba. Había que enviar expediciones a diversos puntos de la Tierra ya que el método requería situar observadores muy separados en latitud. Por su parte, el francés Delisle (1688-1768) propuso también un método semejante. Con estas propuestas nació la moda de realizar expediciones internacionales con propósitos astronómicos.

El tránsito del 6 de junio de 1761 supuso una gran preparación para los científicos de la época. Delisle envió a múltiples conocidos su mapa de visibilidad del acontecimiento. Este tránsito se pudo seguir completamente desde Asia y parcialmente desde el Pacífico, Europa y África. La Academia de Ciencias francesa envió tres expediciones a países aliados de Francia, ya que estaban en plena guerra de los Siete Años. La primera expedición encabezada por Cassini de Thury fue a Viena como invitados del archiduque Joseph, la segunda dirigida por Chappe de Auteroche fue a Tobolsk (Siberia) por cortesía de la zarina Elisabeth y finalmente la tercera campaña encabezada por Pingré fue a la Isla Rodríguez (al norte de Madagascar). Un cuarto intento fue el dirigido por Le Gentil hacia Pondichery (India) pero tuvo que interrumpirse dado que los ingleses habían ocupado ese territorio y se quedó en Isla Mauricio (entonces Isla de Francia) con la intención de esperar el tránsito del 1769. Finalmente, el astrónomo Lalande lo observó desde París.

Los ingleses enviaron una expedición a Santa Helena dirigida por Maskelyne que no pudo observar el tránsito debido al mal tiempo. Un segundo equipo con Charles Mason, James Bradley y Jeremiah Dixon observó el tránsito desde Ciudad del Cabo al no poder llegar a Bencoolen (Sumatra) ya que los franceses la habían ocupado.

Otros equipos de todo el mundo también siguieron este tránsito, en total fueron 120 astrónomos situados en más de sesenta emplazamientos diferentes. Las conclusiones más importantes fueron las dificultades en detectar el tiempo de contacto debido al efecto de la gota negra, que provocaba un error demasiado grande en la determinación de la paralaje, así como las sospechas posteriormente confirmadas de que Venus tenía atmósfera.

El segundo tránsito de este siglo (el del 3 y 4 de junio de 1769) era completamente observable desde el oceáno Pacífico, el extremo este de Asia, Norteamérica y las regiones polares del norte, mientras que se podía observar parcialmente desde el resto de América, Asia y Oceanía. Con la experiencia adquirida, muchos equipos se dispusieron a observar este tránsito. Por parte francesa Le Gentil se trasladó a Pondichery (India) pero el mal tiempo le impidió observar (dos intentos, ningún acierto). Chappe cambió Siberia por San José (Baja California) acompañado de Pauly, Noël, Dubois y los españoles Vicente de Doz y Salvador de Medina. Allí realizaron la observación del tránsito y del eclipse de Luna del 18 de junio pero una epidemia de tifus acabó con la vida de la mayoría de los expedicionarios. Finalmente, Pingré cambió Madagascar por Santo Domingo aprovechando el viaje para probar relojes de navegación además de completar la observación del tránsito.

Los equipos ingleses también se desplegaron por la Tierra. Dos años antes del tránsito un equipo especializado escogió los lugares. Dymond y Wales fueron a la Bahía de Hudson, el padre Maximiliano Hell acompañado por Horrebow (astrónomo danés) y Borgrewing fueron a Vardö al norte de Escandinavia en zona polar. La expedición más famosa fue la de los mares del Sur, en la que iba un joven desconocido entonces, llamado James Cook (en la figura). Esta escogió Tahití como lugar de observación y Charles Green y James Cook realizaron la observación con éxito. También Bayley lo observó desde Noruega y Dixon desde el Cabo Norte.

El interés creciente hizo que otros grandes países se interesasen por el acontecimiento y diesen facilidades para que los astrónomos fuesen a observar el tránsito. En total se recogieron más de 150 observaciones que permitieron, en reducciones posteriores (Encke 1824 y Newcomb 1890), precisar muy bién la paralaje solar.

Retrat del capità Cook
Fig 2. El capità Cook

3.- Los tránsitos en el siglo XIX

El primero de los tránsitos de este siglo se produjo el 9 de diciembre de 1874 y era observable desde el sudeste asiático y Oceanía, y parcialmente desde el Pacífico, Eurasia y África. Los avances tecnológicos de los últimos cien años permitieron realizar más y mejores expediciones para observar el tránsito. Los ingleses prepararon cinco expediciones: Isla Rodríguez (de soberanía inglesa), Nueva Zelanda, dos a las islas Kerguelen y tres al actual archipiélago de Hawaii. Por otra parte, Rusia organizó 24 estaciones de observación a lo largo de su territorio.

No podemos olvidar a los persistentes franceses que realizaron seis expediciones: a Beijing (China), al Japón, a Saigon (actualmente Vietnam), a las islas Campbell, a la isla de Saint Paul y a Nueva Caledonia. Los franceses explotaron al máximo los recursos de la recientemente inventada fotografía y es éste el primer tránsito del que se tienen imágenes reales.

En el siglo XIX hubo un segundo tránsito, el último de la historia antes del de junio de 2004. Se produjo el 6 de diciembre de 1882 y se pudo observar completamente desde toda América del Sur, Centroamérica y parte de Norteamérica. Para este tránsito Francia envió diez expediciones: Haití, Méjico, Martinica, Florida, Patagonia, Chile, Chubut, Rio-Negro, Cabo de Hornos y a Bragado. Muy numerosas fueron las expediciones enviadas por el observatorio naval de Washington y desde muchos lugares del planeta. Con la recogida de los datos de este y de los anteriores tránsitos, Newcomb en 1890 pudo precisar la paralaje solar aún más. Otros métodos alternativos basados en la observación de Marte o de asteroides dieron resultados semejantes a lo largo del siglo XIX y los inicios del XX. Todos estos métodos sólo han podido ser superados por las medidas de radar.

4.- Los tránsitos en el siglo XXI

Este siglo ha comenzado con muchos acontecimientos, el primero de ell tránsito de Mercuri os, del mes de mayo de 2003. Poco más de un año después tuvimos una gran oportunidad con este tránsito de Venus del 8 de junio de 2004. Ahora nos toca a nosotros escribir la historia...

 
This site is powered by the TWiki collaboration platform Powered by Perl